ERRORES QUE COMETES AL VIAJAR Y CÓMO EVITARLOS

BBQuh6J

ERRORES QUE COMETES AL VIAJAR Y CÓMO EVITARLOS

Todos hemos tenido algún contratiempo viajando: perder el avión, olvidarnos de confirmar la reserva en el hotel o quedarnos sin dinero en mitad de la aventura son trastornos más comunes de lo que podamos pensar.
A continuación, te mostramos cuáles son los errores más habituales entre viajeros y turistas y te enseñamos trucos para evitarlos.

EXCESO DE EQUIPAJE: Llevar exceso de equipaje es uno de los errores más comunes. Si te planificas bien, con dos o tres prendas de ropa que combinen bien entre ellas serán suficiente. Ahorrarás espacio.

ESCALAS AL LÍMITE: Una hora puede parecer mucho tiempo, pero no será tanto si tienes que recoger el equipaje, si la puerta de embarque está en la otra punta del aeropuerto o si el primer vuelo se retrasa. Sé realista a la hora de pensar cuánto tiempo te llevará coger el siguiente vuelo y ten en cuenta quién viaja contigo.

OLVIDARSE DE RENOVAR EL PASAPORTE: No cometas el estrepitoso error de descubrir que tu pasaporte ha expirado justo antes de embarcar.
Si estás pensando en viajar, comprueba que tu pasaporte no ha expirado con tiempo suficiente por si tienes que renovarlo

NO INFORMAR A TU BANCO QUE VAS A ESTAR FUERA: Si vas a ir al extranjero y piensas usar la tarjeta de crédito, es importante que hables con tu banco. No hay nada peor que llegar a otro país y no poder sacar dinero.

SORPRESAS CON LOS CARGOS A TU TARJETA: Pregúntales también cuánto tendrás que pagar de comisión por usar la tarjeta en el extranjero.

OLVIDARSE DE CAMBIAR DE DIVISA: No hay nada como empezar tus vacaciones sin un céntimo y que te cobren una barbaridad por cambiar dinero.

CAMBIAR DEMASIADO DINERO: Sin embargo, tampoco cambies demasiado dinero para no volver a casa con muchos billetes que no podrás usar.

AHORRANDO DINERO PERO PERDIENDO TIEMPO: Está muy bien optar por visitar atracciones gratuitas o por la opción más barata, pero tu tiempo vale oro. Reflexiona si realmente te interesa pasarte horas en la cola de un museo gratuito

UNA LISTA DE LUGARES A VISITAR DEMASIADO LARGA: Sabemos que quieres verlo todo, pero sé realista. En lugar de volverte loco corriendo de un lugar a otro, descubre qué atracciones te interesan más. Estás de vacaciones para disfrutar, no para estresarte.

DEMASIADOS PAÍSES EN LA LISTA: Lo mismo ocurre con el número de países que quieres visitar, no te estreses

NO TENER LOS DETALLES DEL VIAJE A MANO Y BIEN ORDENADOS: Puede sonar obvio, pero no todo el mundo lo hace.

NO COMPROBAR DOS VECES LOS DETALLES DEL VIAJE: Tal vez tu vuelo se haya atrasado o tal vez hayas leído mal la información. Piensa si los cambios afectan a las escalas que tengas que hacer. Tal vez el hotel haya anulado tu reserva. Revisa todo esto unos días antes.

NO LLEVAR COPIAS DE LOS DOCUMENTOS IMPORTANTES: Si no te gusta llevar siempre el pasaporte y los documentos importantes encima, fotocópialos o escanéalos y llévalos encima

NO IMPRIMIR LOS DETALLES DEL VIAJE: Imagínate que se te estropea el móvil o te quedas sin batería y no tienes el billete impreso. No podrías embarcar. Recuerda siempre llevar copias impresas de los documentos más importantes.

OLVIDARSE DE LOS DIFERENTES HUSOS HORARIOS: Tal vez hayas leído mal la hora de cierre de la puerta de embarque o no hayas tenido en cuenta la diferencia horaria. ¡Siempre es bueno comprobarlo dos veces!

COMPROBAR LOS REQUISITOS DE VISADO: Puede sonar obvio, pero algunos viajeros se olvidan. Los requisitos varían dependiendo de tu pasaporte y del país que pretendes visitar. Prepara con tiempo todo lo que necesitas.

NO CONTRATAR UN SEGURO DE VIAJE: Los seguros de viaje no solo son prácticos, sino que también te harán sentir más tranquilo. Además, muchos seguros de viaje no cobran tasas de cancelación, así no perderás dinero si tienes que anular el viaje.

NO GUARDAR BIEN LOS OBJETOS DE VALOR: Si te recomiendan prestar atención a tu equipaje en todo momento por megafonía, es por algo.

DEJAR EL EQUIPAJE SOLO O CON DESCONOCIDOS: A la mayoría nos enseñaron que no debemos hablar con extraños cuando somos niños, entonces ¿por qué dejarles nuestro equipaje? Algunos lo hacen, pero no se puede confiar en todo el mundo.

NO TENER CUIDADO SUFICIENTE: Cuando viajamos a otro país, podemos no saber en qué zonas hay carteristas

NO SEGUIR LOS CONSEJOS DE LOS HABITANTES: Si un vecino te dice que hagas o que no hagas algo y no sigues su consejo, puedes acabar perdido.

CONFIAR DEMASIADO EN LOS HABITANTES: Por otra parte, los vecinos también pueden equivocarse al darte direcciones. Si crees que estas yendo en sentido opuesto, vuelve a preguntar.

NO SALIR DE LA ZONA TURÍSTICA: Seguir a los grupos de turistas puede servirte para descubrir las principales atracciones, pero también te llevarán a tiendas y restaurantes demasiado caros. Sal de tu zona de confort y explora la ciudad como un habitante de la zona.

NO SALIR DE TU ZONA DE CONFORT: Acércate a los vecinos, agarra el transporte público, prueba platos nuevos, etc. Nunca sabes qué puede pasar cuando pruebas algo nuevo.

HACER COLA PARA COSAS QUE NO VALEN TANTO COMO TU TIEMPO: No hay nada peor que hacer cola durante horas y después quedarte sin tiempo para ver lo que de verdad te interesa.

USAR INFORMACIÓN OBSOLETA: Fíjate que el mapa, guía o aplicación que uses esté actualizado. Así no te perderás y aprovecharás mejor el tiempo

NO PRESTAR ATENCIÓN A TU PRESUPUESTO: Cuando exploras lugares y comidas nuevas, sobre todo cuando estás en un país donde se usa otra moneda, es muy importante controlar lo que gastas.

GUARDAR TODO EL DINERO EN EL MISMO SITIO: Si guardas todo el dinero y las tarjetas en la cartera y la pierdes o te la roban, tendrás un problema. Guarda un poco en la tarjeta, otro en el bolsillo, deja alguna tarjeta en la caja fuerte del hotel, etc.

IR AL AEROPUERTO EQUIVOCADO: Puede sonar tonto, pero ocurre, sobre todo, cuando hay varios aeropuertos en la misma ciudad. Fíjate bien.

NO INVESTIGAR: No tiene nada de malo ser espontáneo y dejarte llevar cuando llegues al destino. Sin embargo, vale la pena investigar un poco para no perderte nada que te resulte realmente interesante.

NO LEER OPINIONES: Aunque sea barato, esté cerca del centro y las fotos sean buenas, siempre es bueno leer opiniones para evitar sorpresas indeseadas. No todo es lo que parece.

NO TENER UNA MUDA EXTRA: Imagínate que accidentalmente te manchas con el café o la comida o que te pilla una tormenta. Una muda extra nunca sobra.

GUARDAR LOS OBJETOS MÁS IMPORTANTES Y LOS MEDICAMENTOS EN EL EQUIPAJE DE BODEGA: Si necesitas medicamentos o algún producto concreto, mételos en la maleta de mano, por si te pierden la otra maleta. Eso sí, asegúrate de que esos productos no están prohibidos, ya que las normas varían de una aerolínea a otra.

LLEVAR DEMASIADOS LÍQUIDOS EN LA MALETA DE MANO: Si llevas líquidos en tu maleta de mano, asegúrate de que cumplen las normas. A menudo deben ir en una bolsa transparente que encontrarás en el aeropuerto. Además, hay un límite, por tanto lleva solo lo esencial.

USAR FRASCOS QUE CIERREN MAL: Si los líquidos se abren en la maleta tendrás un gran problema porque pueden ensuciar toda la ropa. Fíjate en que todo esté bien cerrado y mételos en bolsas impermeables.

BEBER AGUA DEL GRIFO: Asegúrate de que comprar botellas de agua bien cerradas para evitar virus. Aunque el agua del grifo sea potable, tu organismo puede no estar habituado a sus características (que varían según la región) y puede sentarte mal.

BEBER DEMASIADO ALCOHOL: Hay que pasárselo bien, pero pasar medio viaje de resaca no es una buena idea. Además, si has bebido demasiado serás más vulnerable a sufrir robos.

NO COMPRAR RECUERDOS O REGALOS CUANDO LOS ENCUENTRAS: Si no los compras cuando los ves, tal vez después no tengas tiempo de buscarlos o las tiendas te queden muy lejos. Cómpralos en cuanto los veas.

TIRARSE A LAS GANGAS: No olvides que lo barato, a veces, sale caro. Ahorra, pero con límites.

CUIDADO CON LOS CONFLICTOS CULTURALES: No olvides que cada país tiene su cultura y lo que no es ofensivo para ti puede ser de muy mal gusto para otras personas.

NO NEGOCIAR LA TARIFA ANTES DE ENTRAR EN UN TAXI: Si estás en una ciudad o en un país nuevo, negocia la tarifa antes de meterte en el taxi para no llevarte sorpresas desagradables.

CONFIAR EN ESO DE “CERCA DEL CENTRO” : ‘Cerca del centro’ es muy relativo. Si la descripción no habla de metros o kilómetros, busca la distancia en Google Maps. Normalmente, ese ‘cerca’, no es tan ‘cerca’.

CONTRATAR SEGUROS PARA LOS COCHES ALQUILADOS: Los seguros de coches de alquiler son muy caros. Muchas veces, estos ya están incluidos en los seguros de viaje, así que asegúrate de leer bien las condiciones para no gastar a lo tonto.

AHORRAR DINERO EN VIAJES MUY LARGOS: Los buses son más baratos que los taxis, pero puedes tardar mucho más en llegar. Lo que te ahorres en dinero lo puedes perder en tiempo y es mejor disfrutar de las vacaciones.

PASAR DEMASIADO TIEMPO ESPERANDO POR LOS TRASPORTES PÚBLICOS: Todo el mundo odia perder la mitad del viaje yendo de un lado para otro. Si tienes la oportunidad, viaja de noche, para no perder el tiempo y ahorrarte el dinero del alojamiento.

COMPRAR CHANCLAS BARATAS: Si vas a un lugar cálido, probablemente usarás mucho las chanclas. Vale la pena invertir en unas cómodas para no destrozarte los pies.

NO TE ENFADES EN EL EXTRANJERO: Tal vez alguna atracción para la que hiciste cola te decepcione o algo te saque de quicio; pero no vale la pena invertir energía en enfadarse, sobre todo, si estás de vacaciones.

NO TENGAS EXPECTATIVAS SURREALISTAS: Si las cosas no salen como esperabas, deja que fluyan. Tener expectativas muy altas puede crear estrés y decepción. Sé realista y así las sorpresas siempre serán buenas.

ACEPTA TUS ERRORES: Los errores pueden ocurrir, pero en lugar de lamentarte, respira y acepta que las cosas no pueden salir siempre bien. Si el problema ya no tiene remedio, no le dediques energía.