Barcelona: By Mati y Jose

Collection: 825.000$

55% Contributors: 2

1.500.000$

1500000

Hola Chicos y Chicas! Juntos queremos hablarles sobre nuestro sueño de bodas, nos queremos ir a Barcelona luego de nuestro matrimonio. Desde que nos conocimos es algo que soñamos y esperamos poder cumplirlo.

 

Categoría:

DÍA 1

La mejor manera de empezar a descubrir Barcelona es hacerte con la Barcelona Card, la tarjeta que te permite viajar y explorar libremente, ya que además de incorporar el transporte público, ofrece descuentos y entradas en lugares emblemáticos de la ciudad. Te proponemos empezar el día en el Passeig de Gràcia, la calle más majestuosa del Eixample, donde descubrirás auténticas joyas arquitectónicas. De la mano del Barcelona Walking Tour Modernisme conocerás los secretos que se esconden en la fachada de La Pedrera-Casa Milà o la Casa Batlló entre otros. Muy cerca, en el dinámico barrio de Gràcia, podrás seguir enamorándote de la obra de Antoni Gaudí, ya que allí se encuentra su primer edificio, la Casa Vicens, inspirado en la naturaleza y seguramente el inicio de todo el idilio modernista de la ciudad. Repón fuerzas en alguna de las muchas plazas con encanto que hay en esta zona, disfrutando de platos de cocina catalana. Tras comer, ¿qué tal visitar la famosa Sagrada Família? Las vidrieras de este templo de Gaudí te dejarán sin habla. Y para rubricar este día tan gaudiniano, en el Park Güell te espera un espectacular espacio al aire libre que reúne todas las características de la obra de Gaudí. La primera noche, una buena opción es volver al Eixample y conocer otras recetas de la gastronomía local en alguno de sus múltiples restaurantes.

DÍA 2

Puedes empezar el día subiéndote al Mirador de la Torre Urquinaona o visitando el impresionante Palau de la Música Catalana, Patrimonio Histórico de la Humanidad por la UNESCO. Callejeando por el Barri Gòtic, te empaparás de la historia de Barcelona. Fíjate bien, porque en los rincones y paredes de las calles y plazas conviven restos de arte romano y medieval. Una buena forma de descubrir sus secretos más escondidos es el Barcelona Walking Tour Gòtic. Y puedes completar todos tus nuevos y apasionantes conocimientos sobre la ciudad en el Museu d’Història de Barcelona. En el famoso Mercat de la Boqueria encontrarás puestos de sabores increíbles. En la principal vía de la ciudad, La Rambla podrás ver uno de los teatros de ópera más prestigiosos del mundo, el Gran Teatre del Liceu. Al final de este paseo te espera el Mirador de Colom. Sube con el ascensor y tendrás una vista privilegiada del Barri Gòtic, el Port Vell y toda La Rambla. ¿Te ha impresionado el mar Mediterráneo? Pues entonces te sugerimos recorrer la fachada marítima con un tour marítimo. Disfrutarás de la navegación, de la brisa marina y de impresionantes vistas a la ciudad y su skyline. Te aconsejamos que descubras la arena fina y dorada de Barcelona, mientras degustas una sabrosa comida mediterránea en los diversos restaurantes que encontrarás a pie de playa.

Por la tarde, un buen plan es acercarse al Born, uno de los barrios más vibrantes y modernos, aunque su historia es milenaria. El antiguo mercado es hoy el Centre de Memòria i Cultura y esconde un yacimiento arqueológico de la Barcelona de 1700. Al final de su arteria principal, el Passeig del Born, encontrarás la impresionante basílica gótica de Santa Maria del Mar. Desde allí, muy cerca en la calle Montcada se exhiben preciosos palacios medievales, uno de los cuales es sede del Museu Picasso, donde seguro que te impresionará la época azul del artista, que data de su juventud. A su lado, el Moco Museum ofrece arte contemporáneo y tecnología digital mezclados de forma innovadora. Y tras esta profusión de arte, te animamos a relajarte y comer algo en una terraza o un restaurante emblemático para tomarle el pulso a la vida nocturna de este barrio.

DÍA 3

La sofisticada avenida Diagonal atraviesa la ciudad (¿adivinas cómo? Pista: su nombre lo indica). En la parte más lejana del mar se encuentra el barrio de Pedralbes, y los jardines del Palau Reial de Pedralbes son un buen punto de partida para pasear entre sus preciosas especies botánicas. En los cercanos Pavellons Güell de Antoni Gaudí podrás admirar la majestuosa puerta de entrada, una reja de forja en forma de dragón. En el mismo barrio de Pedralbes también se encuentra el Reial Monestir de Santa Maria de Pedralbes. Sentirás una agradable relajación deambulando por su impresionante claustro cuyas estancias albergan obras de arte y objetos litúrgicos singulares.

La avenida Diagonal ofrece muchas y variadas opciones para comer. Elige el estilo que más se adapte a tus gustos y después vive la emoción de visitar el Spotify Camp Nou. En el mítico estadio del F.C. Barcelona conocerás la historia del club y podrás admirar los trofeos y los secretos de tus jugadores favoritos.

Puedes pasar la tarde en uno de los pulmones verdes de la ciudad: la montaña de Montjuïc. Está llena de lugares interesantísimos, incluida la Anella Olímpica de Montjuïc, sede principal de los Juegos Olímpicos del 92 y el Museu Olímpic i de l’Esport Joan A. Samaranch, que recoge el testimonio de esa fecha tan histórica para la ciudad. En Montjuïc también se encuentra la Fundació Joan Miró con las obras más impresionantes del artista y el Museu Nacional d’Art de Catalunya, que posee la mejor colección de pintura mural románica del mundo. Y para cerrar este día lleno de emociones, muy cerca el Poble Espanyol te ofrece la oportunidad de pasear por un conjunto arquitectónico que representa la riqueza y diversidad cultural de diferentes zonas de España. Aprovecha esta visita para cenar en alguno de sus restaurantes.

DÍA 4

¡Cerca de Barcelona también hay algunos lugares que no puedes perderte! Puedes hacerlo en una excursión organizada, como las que programa el Catalunya Bus Turístic. ¿Te gusta la naturaleza? Descubre la singular Montaña de Montserrat y su monasterio benedictino. Allí se encuentra la popular Moreneta, una talla románica de la virgen que debe su nombre al color oscuro de su piel. En la zona norte de Catalunya, te espera la historia de Girona y el museo Dalí de Figueres: dos visitas en una única jornada que te dejarán sin palabras. Y si el tiempo lo permite, no te pierdas las playas más espectaculares de la zona norte de Catalunya con el Tour Costa Brava.

Si prefieres visitar otros lugares a tu aire, también puedes ir en transporte público a la Abadía de Montserrat o acercarte a la cripta de Gaudí situada en la Colònia Güell, reconocida Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Otro destino muy cercano que hará las delicias de todas las personas amantes de las compras es La Roca Village, un complejo con más de 160 tiendas de las principales marcas nacionales e internacionales con descuentos de más del 60% sobre el precio original.

¿Con qué destino te quedas?

DÍA 5

Barcelona también esconde un patrimonio arquitectónico reciente espectacular. El distrito del 22@, que agrupa creatividad, innovación, tecnología y rediseño industrial, es una buena muestra de ello. Puedes empezar en la Plaça de les Glòries. Junto a ella, el Mercat dels Encants exhibe una magnífica estructura metálica y los lunes, miércoles, viernes y sábados puedes vivir en directo las subastas de lotes… ¡siempre que madrugues! Al otro lado de la plaza el Museu del Disseny te espera con más de 70 mil objetos de diversas disciplinas como cerámica, moda o diseño industrial. Además, este centro promueve diversas iniciativas en industrias creativas relacionadas con el diseño por toda la ciudad. Detrás del museo te impactará la Torre Glòries, uno de los edificios más singulares de principios del siglo XXI en Barcelona. Cuenta con 144 m de altura y en su planta 30 podrás acceder a un mirador 360º y contemplar desde el mar hasta la montaña. El cercano Poblenou conserva el carisma de un antiguo barrio, especialmente en su arteria principal, la Rambla del Poblenou, llena de restaurantes y terrazas en las que podrás tomarte un merecido descanso.

Por la tarde, si atraviesas la Avenida Diagonal, llegarás al Parc Central del Poblenou: 5 hectáreas llenas a partes iguales de vegetación y diseño urbano. Como ves, el diseño forma parte del ADN de la ciudad. Y para despedirte de Barcelona, te aconsejamos usar tu Barcelona Card para acceder a otro de sus pulmones verdes: la montaña del Tibidabo, la cima más alta de la ciudad. Desde allí tendrás unas maravillosas vistas al skyline de Barcelona. ¡Seguro que, al contemplarlo, planificarás cuándo vas a volver!